• Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Cuartoscuro
  • Capital Digital
  • ¿Y si gana el pueblo?

  • Por Armando Ríos Ruiz

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Todo mundo quiere estar con López Obrador. En la clase política, militantes de todos los partidos quieren cambiar de piel y vestirse con los colores de Morena, porque las encuestas conceden amplia ventaja al dueño de éste para las elecciones de 2018; al mesías que no tiene empacho en exponer su triunfo adelantado; al camaleónico aspirante que ha exhibido una gran transformación con tintes de santidad, que otorga el perdón a todos los habitantes de México, principalmente a sus oponentes.

    Ahora hasta pide comprensión para el Presidente Peña Nieto, vapuleado por tantos y tantos errores cometidos, pero también convertido en uno de sus principales ayudantes, quien, al referirse a Morena para prevenir el peligro que representa, no hace más que aumentar las simpatías de su propietario, prometedor del paraíso para los desvalidos y arropador de cuanto desperdicio llegue al organismo que encabeza, de otros partidos.

    Morena, pues, se llena de trapecistas que saben bien hacer maromas y caer parados en cualquier otro lugar. Al fin y al cabo, AMLO ya les dijo que caben en su partido, sin importar su pasado; sin importar cuánta ropa sucia lleven. Ahí se la lavarán y sus faltas serán perdonadas. Para eso está allí él, el semidiós bienhechor y purificador, el enviado del cielo que redimirá muchas almas y que rescatará a México de las profundidades en que ahora se encuentra inmerso.

    Pero también todos se han olvidado del pueblo. Del verdadero elector, cansado hasta el tuétano de todos los políticos que no han hecho más que exhibir sin recato, de manera cínica, su inmenso amor al poder; olvidados de la sociedad que con su voto no ha hecho más que ponerlos en algún cargo para que se enriquezcan a la vista de todos. Nuestros políticos quieren con AMLO, porque vislumbran la posibilidad de continuar pegados a la ubre.

    Pero el pueblo ya ha exhibido su hartazgo. En las elecciones de junio del año pasado y en todas partes en donde se juntan varios para hablar de la sucesión. En las redes sociales, en donde se habla cotidianamente del lastre en que se han convertido los partidos políticos, o más bien las empresas políticas, generadoras de grandes ganancias para sus dirigentes.

    Una parte importantísima de ese pueblo despreciado por nuestra “clase política”, ya se cansó y quiere un cambio real, no el que promete el mesías de Morena. Un cambio que acabe de veras con todos los vicios que ahora se experimentan. No quiere al que lo promete y ha sido capaz de tolerar la corrupción de sus consentidos. El pueblo sabe que con López Obrador sólo habrá más de lo mismo, pero con maneras distintas de hacer las cosas.

    ariosruiz@gmail.com

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital