• Capital Morelos
  • Capital Morelos
    • Suscríbete >

    • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Foto: Cuarto Oscuro
  • Capital Digital
  • Siempre en campaña

  • Por: Armando Ríos Ruiz

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Durante más de 18 años, El Peje López Obrador ha permanecido en campaña. Muchos jóvenes que ya alcanzaron la mayoría de edad y la capacidad plena para elegir a sus gobernantes, podrán decir: “cuando yo nací, el tabasqueño acababa de iniciar el primer intento de ser Presidente de México”. El caso es que ninguna autoridad electoral se ha atrevido a castigarlo por actos demasiado anticipados de dicho ejercicio.

    Cuando fungió como jefe de Gobierno del Distrito Federal, el entonces presidente Vicente Fox montó un circo que alarmó al país entero, con la amenaza de encarcelar al funcionario, quien había sido acusado de violar una orden judicial que exigía la suspensión de trabajos en una calle. Las maniobras fueron suspendidas, pero la acusación decía que de manera dilatoria.

    Fox ordenó un juicio en su contra, a través de la Procuraduría General de la República, para retirarle el fuero. La idea era maniatarlo para evitar que se postulara candidato a la Presidencia en 2006. Sin embargo, cuando todo mundo esperaba con ansias el desenlace, fuera cual fuere, el guanajuatense dio marcha atrás y con ello inyectó al de Tabasco un poder y una popularidad inmensos en cierto sector de la población, que ha arrastrado hasta la fecha.

    López Obrador estaba engallado desde antes, haciendo honor a su “honestidad valiente”, pero, más que nada, esperanzado en que su caso fuera similar al del polaco Lech Walesa o al del sudafricano Nelson Mandela. Inclusive pensó en el Mahatma Gandhi. Imaginó que desde la cárcel podría convertirse en el Primer Mandatario de México y que inclusive haría historia por ese motivo. Pero, ¡oh, decepción! Su principal detractor se rajó a la mera hora.

    El presidente aumentó con creces su desprestigio, ya de por sí en la lona y El Peje aumentó su notoriedad, que aún cree que no ha cambiado un ápice. Desde entonces se le escucha rumiar contra los gobiernos en turno, a los que ha criticado de todas las maneras posibles, con una frase que tiene metida hasta lo más profundo de su rencor: “cuando nosotros lleguemos…”

    No obstante, parece gozar de la simpatía, del respeto o del miedo de las autoridades encargadas de sancionar a quienes hacen campaña fuera de los tiempos legales. Las multas que le han impuesto son de veras de risa. Una por dos mil pesos, otra por 200 mil pesos y así, por el estilo. Esto hace suponer que el ahora nuevamente candidato a la Presidencia debe morir de la risa.

    Hace mucho tiempo que habla del 2018 y que se la escuchado decir: “el avión que no tiene ni Obama… Cuando lleguemos lo vamos a vender…” por poner sólo un ejemplo. ¿Por qué no le llaman la atención?

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital