Capital Morelos
UnidadInvestigación
| | |

POLITIZAN CASO TLÁHUAC

Crédito:
08 de Agosto 2017
|

Por Armando Ríos Ruiz

En cualquier país donde la justicia funciona, un caso como el de Tláhuac ya estuviera en investigación. En México, eso puede esperar y hasta olvidarse, si así lo deciden los que deciden. La ley, toda, es letra muerta para quienes tienen algo de poder o para quienes se llevan bien con quienes lo tienen. Se necesita no estar en la gracia ellos, para que quien quebranta la ley sufra las consecuencias de sus hechos.

¿Qué tienen que ver Morena o Mancera, para acusarse de lo que ocurre en ese lugar, en donde surgió un lodazal a raíz de la muerte de Jesús Pérez, “El Ojos”, quien a lo largo de los años construyó con éxito su cártel a los ojos de todos los habitantes del rumbo y en donde el único ignorante de lo que ocurría era el delegado, Rigoberto Salgado?

Mancera fue acusado de no atender peticiones de investigación de las actividades de narcomenudeo y el delegado, de haber conocido bastante, los movimientos de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, quien tejió una red de familiares y amigos que trabajan y cobran en la delegación. Varios de ellos tuvieron inclusive problemas por la comisión de delitos.

No obstante, el delegado aseguró que solicitó auxilio a Miguel Ángel Mancera, jefe del gobierno capitalino y que jamás le respondió, cuando también ha sostenido que no conocía a Pérez Luna; que no sabía nada de nada respecto de sus actividades, pese a que en el teléfono celular del hampón aparece su nombre. ¿Para qué entonces el llamado de socorro?

¿Por qué, las instancias encargadas de investigar no hacen su trabajo y determinan en consecuencia, con toda libertad y con toda responsabilidad, el grado de culpabilidad que le corresponde al delegado? A decir verdad, en este asunto se ha n
otado tibieza, falta de decisión para elucidarlo, mientras los morenistas hacen lo indecible para exculparlo.

Martí Batres, presidente de Morena en la capital, solicitó que no se politice el asunto, pues “Salgado ha rechazado las imputaciones y expresado su disposición a colaborar en la investigación.” De acuerdo con este argumento, debe ser suficiente que el delegado diga que es inocente, para que lo dejen en paz. Los dirigentes de Morena lo arropan, como a todo lo que apesta. Al fin tienen un redentor capaz de perdonar los peores delitos.

Hace tres años fueron desaparecidos 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero. El alcalde José Luis Abarca, apoyadodecididamente por AMLO, fue responsabilizado del hecho y por lo que se observa, el tabasqueño quedó curado de espanto o ya lo estaba. Ahora defiende al delegado Rodrigo Salgado, no porque crea que es inocente, sino porque pertenece a su partido.

ariosruiz@gmail.com

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión