• Capital Morelos
  • Capital Morelos
    • Suscríbete >

    • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Cuartoscuro
  • Capital Digital
  • Pez Gordo

  • Por: Armando Ríos Ruiz

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Un poco en broma y en serio, la gente dice que hay que traer a México ya, a Tomás Yarrington, ex gobernador priista de Tamaulipas ligado con el narcotráfico, de acuerdo con acusaciones formuladas tanto en Estados Unidos como en México, antes de que nuestro gobierno envíe funcionarios y abogados a Italia a litigar su caso, se logre un perdón, le ofrezcan disculpas y llegue a México transformado en héroe y hasta proponiendo su candidatura para presidente municipal de la capital de su estado.

    Después de que dejó el gobierno de la entidad norteña, en 2004, se habló profusamente de sus ligas con los malosos, de quienes recibía grandes cantidades de dólares a cambio de protegerlos. Se decía de su participación en el lavado de dinero para Los Zetas y de haber sido cómplice del asesinato de Rodolfo Torre Cantú. Inclusive fue señalado como uno de los 10 hombres más corruptos de México, por la revista Forbes. ¿Usted cree?

    Tamaulipas merecía el destino que ya le imprimían sus habitantes trabajadores y honestos, pero se atribuye a Yarrington y a otro gobernador, Eugenio Hernández, haberlo torcido. Este último también fue acusado de lavar dinero para cárteles de la droga e inclusive, en Estados Unidos se giró una orden de aprehensión en su contra, que no surtió efecto.

    Después de la detención de Yarrington, el canciller Luis Videgaray le pidió comparecer ante la justicia conforme a derecho y aclare lo que tenga que aclarar. Pero la justicia no se aplica así. Quiera o no, el ex mandatario tamaulipeco debe ser llevado sin su voluntad ante las autoridades. Si no se instruye a esta en algún sentido, mejor. Deben presentarse las pruebas en contra, que al decir de los conocedores son muchas y finalmente dictarse la sentencia.

    Obviamente, el pueblo, que jamás cuenta, más que en tiempo de elecciones –ahora lo es―, quiere acciones contundentes. Por ello, los priistas se muestran ofendidos, encolerizados y piden todo el rigor de la ley para Yarrington, sin acordarse de Humberto Moreira, de Fidel Herrera, de Fausto Vallejo, de Jorge  Carrillo Olea, de Sergio Estrada Cajigal y de muchos otros mandatarios señalados y acusados de sostener nexos con los criminales y ni siquiera investigados.

    Pero ya fue detenido Yarrington y ahora que se avecinan elecciones muy importantes en el estado de México y en todo el país, hay que demostrar en el tono de la voz y en los gestos, que hay una gran ofensa para los priistas, por habérsele ocurrido a ese señor enlodar el nombre del tricolor. Ahora sería tiempo de hacer justicia con la veintena que está libre a pesar de las acusaciones muy serias en su contra.

    ariosruiz@gmail.com

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital