Capital Morelos
UnidadInvestigación
| | |

Panamá Papers

Crédito:
El comportamiento de segmentos de las elites es deplorable
06 de Abril 2016
|

El centro de la discusión política en la disputa por el poder en el 2018 será habitado en buena parte por el tema de la corrupción; ¿es una de sus formas la evasión fiscal? Eso se disputa ahora mismo en la opinión publicada. Para la opinión pública es un hecho que lo es.

Políticos y empresarios, deportistas o líderes nacionales y mundiales, con su comportamiento, continúan en abono de la enorme necesidad de depurar la forma de operación del poder y de la apropiación de la riqueza de forma que sea transparente, legal y legítima, tres de tres.

La evidencia presentada en los Panamá Papers es extraordinariamente sugerente aunque nos recuerda lo que sabemos: el comportamiento de segmentos de las elites es deplorable porque exhibe su inconsistencia y los inhabilita parcial o totalmente para encabezar ninguna reivindicación ética seria y porque, junto a ello, en México es posible sin que haya contra ella ninguna repercusión legal severa.

Pero la impunidad y el doble discurso es global. 

Es adicionalmente grave porque revela que a nivel mundial la corrupción, la impunidad y el doble rasero posibilitan aquello que se dice censurar en foros internacionales.

A que me refiero. 

Se censura la evasión fiscal pero la comunidad internacional, con sus respectivos intereses nacionales, no es capaz ni está dispuesta a detenerla.

De otro lado, en otras áreas, existe una retórica para uniformar las prácticas de derechos humanos, en salud, en seguridad…pero no en la gestión del erario global para no hablar del Estado de Derecho que debería ser defendido comprobable si no simétricamente en lo nacional y lo mundial con los resultados visibles a los ojos de las comunidades nacionales y globales.

Al mismo tiempo que la OCDE dice repudiar la evasión fiscal en las naciones que se mide y califica, por citar un caso, no pueden dirigir el esfuerzo apropiado ni mucho menos asegurar que un entorno normativo mundial impide la existencia de los paraísos fiscales donde se refugian las fortunas, se esconden las prácticas y se encubren las transacciones que nos arrojan sobre la cara la enorme impunidad contra el cautiverio fiscal de otros, la gran pobreza de unos y la riqueza de otros.

Salvo prueba en contrario. 

Si el problema de la pobreza nacional fuera reconocido como parte de las responsabilidades políticas del conjunto de los actores, así como la obligación política y ética de generar riqueza desde la inversión productiva y si existiera una comunidad nacional más creativa y constructivamente crítica y demandante, el costo social y político, para no hablar del fiscal y penal, de esos actores involucrados en los Panama Papers los haría inmanejable…no es el caso…es México…y es el mundo.

DSK

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión