• Capital Morelos
  • Capital Morelos
    • Suscríbete >

    • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Cuartoscuro
  • Capital Digital
  • Nuevo Campeonato

  • Por: Armando Ríos Ruiz

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Hace mucho tiempo se habla de los campeonatos negativos de México. Por ejemplo, el de contaminación por ruido y por emisiones de humo; el de crecimiento demográfico, el de corrupción, el de soborno empresarial y ahora busca obtener el de acoso y asesinato de periodistas. Actualmente ocupa un honroso tercer lugar, apenas detrás de Siria y Afganistán, de acuerdo con Reporteros sin Fronteras.

    La semana pasada fue ejecutado en Sinaloa, Javier Valdez, colaborador de la AFP, conocedor profundo del fenómeno de narcotráfico, autor de libros, fundador del semanario Ríodoce y galardonado por su trabajo periodístico. Su muerte fue seguida por el grito unísono de colegas en todo el país, que en expresión sonora exigen un ¡ya basta de gobiernos complacientes con la impunidad!

    Le antecedieron en ese doloroso camino y en lo que va de este año, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez, Cecilio Pineda, Ricardo Manlio, en los estados de Chihuahua, Baja California Sur, Guerrero, y Veracruz. En ningún caso, las supuestas investigaciones han dado resultados, lo que quiere decir que, como en otros rubros, la impunidad pervive en todo lo largo y ancho del territorio.

    Días antes fueron asaltados, secuestrados y amenazados siete periodistas en la región de Tierra Caliente, Guerrero, que acudieron a cubrir un operativo en San Miguel Totolapan, por unos 100 hombres armados hasta los dientes. Fueron golpeados, despojados de celulares, cámaras de video y una camioneta, además de amenazados con quemarlos vivos.

    Asesinatos y amenazas han motivado el cierre de varios rotativos, como el caso de Diario del Norte, que se editaba en Ciudad Juárez, Chihuahua, luego de la ejecución de Miroslava Breach, lo que quiere decir que antecedentes, hay de sobra, sin que el gobierno del país haya tenido el tino de construir un acuerdo serio para detener la ola de violencia en contra del gremio.

    Ahora, después de la muerte de Javier Valdez, el Presidente de México y otros funcionarios de menor jerarquía, han levantado la voz para solidarizarse con quienes se desempeñan en el quehacer periodístico, pero con señales claras de sólo lanzar promesas para dar un poco de consuelo a quienes resienten el dolor y la angustia de la agresión cotidiana.

    El problema es el mismo que vive el pueblo: ausencia de compromiso con la sociedad. Ineficacia de la autoridad para contener el crimen. En febrero pasado, Reporteros sin Frontera denunció: “La situación en muchos estados de México es terrible para los periodistas, con cada vez más asesinatos por parte de los cárteles, o en otros casos por encargo de políticos corruptos”.

    ¿A quién nos encomendamos?

    ariosruiz@gmail.com

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital