• Capital Morelos
  • Capital Morelos
    • Suscríbete >

    • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Hugo Grocio
  • Héctor Horacio Campero Villalpando
  • HUGO GROCIO, UNO DE LOS JURISTAS MÁS IMPORTANTES DEL PENSAMIENTO JURÍDICO OCCIDENTAL

  • Las aportaciones de Hugo Grocio en materia jurídica son muy importantes,

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • El día 28 de agosto de 1645 muere en Rostock, Alemania Hugo Grocio, jurista, escritor y poeta holandés.

    Hugo Grocio nace en Delf, en Los Países Bajos, el 10 de abril de 1583 e inició sus estudios de Derecho a los once años graduándose, en Jurisprudencia y Filosofía, a los 16 años en la Universidad de Orleans, Francia, fundada mediante bula del Papa Clemente V en 1306, pero que a esa ciudad, desde 1235 el Papa Gregorio IX, le había otorgado el privilegio de enseñar Derecho romano para formar a los funcionarios del imperio carolingio.

    Las aportaciones de Hugo Grocio en materia jurídica son muy importantes, dentro de ellas podemos destacar sus contribuciones al Derecho de Gentes, o Derecho Internacional moderno, al grado que ellas lo colocan como

    Fue un niño prodigio: a los 9 años conocía la poética y hacía versos de calidad; comenzó los estudios de Derecho a los 11 años en Leiden (Holanda) en 1594 y se graduó cuatro años más tarde en Orleans (Francia) en Jurisprudencia y Filosofía, habiendo aprobado además los cursos de Astrología, Matemáticas y Teología.

    Hugo Grocio es el gran defensor del Estado absoluto. Inaugura una nueva corriente sobre el Derecho natural, el iusnaturalismo inmanentista. Para él el hombre es social por naturaleza, por lo que las normas de convivencia que hay en la sociedad son naturales e inherentes al ser humano, y constituyen objeto de derecho positivo. Estas normas, por el hecho de ser naturales, ni se pueden cambiar, ni se pueden discutir. Propone el pasaje de un derecho metafísico, a uno racional en “de iure belli ac pacis”.

    Como el hombre es social, Grocio sostiene que deben existir valores mínimos e indiscutibles, no por mera convención. La sociedad debe buscar esos principios inmutables para mantener el orden. Dichos principios basados en la naturaleza racional y social del hombre son instaurados por Dios, y ni éste podría cambiarlos. De estos primeros principios se pueden ir deduciendo los demás matemáticamente. Las leyes serán justas si se deducen de estos principios abstractos.

    La sociedad es para él la asociación perfecta de hombres libres para proteger sus derechos y por común utilidad.

    En su obra “Sobre la guerra y la paz” deja de lado el concepto de guerra justa e introduce uno nuevo, el no discriminatorio de guerras “con independencia de justicia de la causa”. Sostiene que en el derecho internacional no existen buenos y malos, son todos iguales. De ahí el “iustus hostis” que considera que el rival es tan justo como yo, ya que tiene los mismos derechos. Desarrolla el “Ius in bello”, o derecho en la guerra, que establece ciertas reglas que parten del concepto de humanidad.

    Sentó una de las bases más importantes del derecho de gentes, en su obra “el mar libre”. Desarrolló su teoría distinguiendo entre mar próximo (le da ciertos derechos al Estado) y mar oceánico, que es totalmente libre. Sostiene que debe haber libre comunicación y navegación, puesto que el mar no es propiedad de nadie.

    En 1599 empezó a ejercer de jurista en La Haya. En 1609 publicó de forma anónima Mare liberum, breve tratado donde afirmaba que el mar no era propiedad de nadie, sino territorio internacional que todas las naciones eran libres de aprovechar, tesis a la que se opuso el inglés John Selden, en Mare clausum. La disputa sobre la propiedad o nacionalidad de las aguas tenían un trasfondo económico, ya que afectaba al comercio internacional. Mare liberum es parte de una obra mayor, De iure praedae, inédita hasta 1868. En 1613 formó parte de una misión diplomática a Inglaterra.

    Intervino en la vida pública, participando tanto en los debates religiosos de la Universidad de Leiden entre los teólogos protestantes Gomarus (calvinista) y Arminio, como también en los conflictos políticos entre monárquicos y republicanos. Como resultado de estas controversias religioso-políticas acabó finalmente en la cárcel en 1618 y fue condenado a cadena perpetua y confiscados todos sus bienes por los calvinistas monárquicos. Pena similar sufrió el predicador Jan Uytenbogaert; en 1635, unos versos compuestos por Grotius fueron incluidos en un retrato suyo grabado por Rembrandt.

    Los años que estuvo en prisión se dedicó a leer con intensidad. Se fugó a París en 1621 con ayuda de su esposa María van Reigersberg. Protegido por Nicolás Peiresk, obtuvo una pensión reducida que completaba con su trabajo como escritor.

    Su libro De iure belli ac pacis (1625) fue el primer tratado sistemático sobre el derecho internacional, cuyas bases ya habían sido sentadas por Francisco de Vitoria, al que cita abundantemente. Transmitió y difundió por Europa las ideas de la Escuela de Salamanca. En De iure belli ac pacis también se analizan conceptos como la guerra justa, e instituciones de derecho privado tales como contratos, ventas o relaciones familiares (todo ello tratado por los salmanticenses).

    Intentó establecer un sistema que permitiera a los gobiernos negociar entre sí dentro de un marco jurídico.
    Regresó a Holanda en 1631, pero tuvo que huir de nuevo al año siguiente y fue a refugiarse a Hamburgo. Por mediación de un alto diplomático sueco volvió a París como embajador de Suecia durante el reinado de Cristina de Suecia, cargo que ejerció hasta 1644. Murió en Rostock durante un viaje a Suecia.

    Al igual que Francisco Suárez, afirma que el derecho internacional proviene del derecho natural y del derecho de gentes. El derecho internacional es independiente de la teología o de la existencia de Dios, es más, incluso sostuvo la noción que el derecho natural es inmutable, ni aun Dios lo puede cambiar, esto implica que en las relaciones internacionales no se puede diferenciar entre naciones cristianas e infieles. Para Hugo Grocio el Derecho de Gentes es el dictado de la recta razón y existiría aunque Dios no existiese.

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital