• Capital Morelos
  • Capital Morelos
    • Suscríbete >

    • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Cuartoscuro
  • Capital Digital
  • Ex Abrupto

  • Por: Armando Ríos Ruiz

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Muchos lo han comentado, pero nunca será suficiente, porque no existe espacio periodístico bastante para señalar la sarta de errores que han llevado al Presidente Peña Nieto al piso, en materia de popularidad. Un sondeo nacional de la empresa Buendía & Laredo lo calificó de el más impopular en la historia del país. Y conste que la encuesta fue hecha antes de caer a menos de 25 por ciento de aceptación entre los mexicanos.

    Aunque ya había indicios de ciertas disfunciones, las dudas de los compatriotas sobre la capacidad intelectual del mandatario se alertaron a partir de la pregunta de los tres libros que más hubieran influido en su vida. Muchos opinaron que bien pudo acudir a una larga lista de tratados que son aconsejados y leídos en esencia, cuando se cursa la carrera de Licenciado en Derecho, considerada por muchos como la más culta.

    Los constantes dislates que abarcan diversos rubros del quehacer humano, como el conflicto de intereses por la compra de casas a contratistas del gobierno, pagadas por éstos; la inseguridad cada día más crítica, el nombramiento de funcionarios que se encargaron de exonerarlo y muchos más, orillaron a la publicación británica The Economist, a señalar que nuestro presidente “no entiende que no entiende”.

    El último comentario que, desde luego, no cayó nada bien en el ánimo del pueblo, igual que todos, fue el que profirió ante algunos periodistas: “no hay chile que les embone. Si los agarramos, porque los agarramos. Si no los agarramos, porque no los agarramos…” en referencia a las críticas por las capturas de Tomás Yarrington en Italia y de Javier Duarte en Guatemala. El asunto es que, en el primer caso, nada tuvo que ver el gobierno de México y en el segundo, todo parece indicar que se trata de una maniobra política rumbo a las próximas elecciones.

    Es decir, todo apunta a que se pretende utilizar el acierto de los investigadores italianos para adornarse e intentar ganar un poco de confianza. No se ha dado cuenta de que, haga lo que haga, no volverá a hacer sonreír a los mexicanos. En lo que va del sexenio no se intentó nada para la captura del ex gobernador norteño y ni siquiera para extraditarlo a nuestro país. Mejor que así sea y que lo juzguen otros.

    En el caso de Duarte ocurre algo similar Cuando debieron detenerlo, hace muchos años, no lo hicieron. Su esposa y otros familiares, por otra parte, han sido señalados en múltiples ocasiones de haber participado activamente al lado del veracruzano en el desvío de fondos. No obstante, ya se dijo que ella no está en la mira de las autoridades y campantemente se fue del país, según se sabe, a Inglaterra.

    ariosruiz@gmail.com

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital