Capital Morelos
UnidadInvestigación
| | |

El Morelos que queremos

Crédito:
Por: Jorge Meade Ocaranza
18 de Julio 2017
|

La oportunidad que me da el Presidente de México Enrique Peña, para ser delegado de la SEDESOL, me ha permitido en los últimos años recorrer más de las 300 comunidades del estado y sus 33 municipios cuando menos en 5 ocasiones, con la claridad de la necesidad de trabajar en forma coordinada, transparente y que los recursos públicos se usen adecuadamente, evitar competir y duplicar entre los tres niveles de gobierno, conscientes de que ordenar y enderezar la dinámica del estado, va a ser de lo más complejo pero debemos apegarnos a la ley y fortalecer las instituciones, respetando diferentes modos de pensar, pero que nos una lo fundamental, el amor y lo que más convenga a Morelos y sus habitantes para que todos puedan alcanzar un mejor nivel de vida.

Lo he expresado y lo confirmo, ninguna política pública o programa será viable si no incorporamos, consultamos y socializamos con los ciudadanos tomarlos en cuenta en la toma de decisiones nos permite transparentar lo que hacemos e ir recuperando la confianza para seguir haciendo más.

De los grandes retos que tenemos actuales y los que están pendientes, es atender la situación financiera de nuestros municipios, focalizando realmente lo prioritario, partiendo de evaluar lo que está siendo productivo y útil, y plantear lo que sea conveniente, para el Morelos que queremos, el reordenamiento y el apego a la legalidad de hacer bien las cosas debe estar contemplado en la agenda pública por venir, ese es el gran reto, que muchos de los intereses que han generado el desorden del estado para beneficiar a unos cuantos, debe terminarse.

Es precisamente por la falta de hacer buena política, dialogando, acordando, pero sobre todo, llevando a cabo lo que es necesario hacer para un desarrollo ordenado de nuestra entidad, que crezca pero no por presiones, no por corrupción, sin planeación o improvisando, los tiempos que vienen, son para decidir y para cambiar, para dar soluciones y evitar que lo circunstancial y lo inmediato nos haga perder el objetivo de lo que es sustancial y permanente de lo que se requiere por el Morelos que queremos, es impostergable hacerlo, por nosotros, por nuestros hijos.

Exigir del sector público, eficiencia y actuar con precisión sobre dónde y qué hacer, promoviendo mecanismos de participación ciudadana para prever, basado en el diálogo, en los acuerdos sociales, sobre los objetivos de la cosa pública, hay una enorme demanda de servicios, pero es importante conocer para jerarquizar la distribución de nuestros recursos y nuestro crecimiento, en muchos de los casos por ejemplo en algunas regiones del estado, queremos el agua ¿para la vivienda?, ¿para los viveros?, ¿para la siembra?, ¿para el turismo?, en ello con base a diagnósticos, alejados de la discrecionalidad para hacer lo que más convenga al estado, tenemos que actuar sensatamente y encontrar en todo soluciones, defendiendo los intereses de los ciudadanos y las comunidades.

Morelos requiere un nuevo orden, fortaleciendo el diálogo, reitero, y tomar las decisiones que mejor convenga a los intereses de los ciudadanos, debemos planear cómo vamos a hacerlo, por qué vamos a hacerlo y poner en marcha programas de reordenamiento donde prioricemos la vivienda, el agua potable, el empleo la salud, la educación, electrificación, el abasto, conservar nuestras viejas carreteras y construir las que sean necesarias, apoyar a nuestro campo, acotar la excesiva burocracia para aquellos que quieran invertir, la pequeña, mediana y gran empresa y que se ausentan por el exceso de trámites y la opacidad en los cobros para instalarse debemos buscar mecanismos prácticos, viables, que ocupen y generen ingreso para las familias.

Deben terminarse en nuestro estado las actitudes de quienes para obtener lo que desean, incluso al margen de la ley, desestabilizan y auspician acciones irresponsables tratando de imponer por diferentes vías lo que ya no conviene a nuestro estado, la acción política requiere en principio de diálogo y acuerdos evitando actitudes extremas donde todos perdemos y solo unos cuantos ganan.

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión