Capital Morelos
UnidadInvestigación
| | |

Democracia Social

Crédito:
La democracia electoral y la democracia social en sí, deben dirigirse hacia el mismo objetivo
05 de Abril 2016
|

Bien vale la pena comentar y analizar la conexión que debe existir entre el ejercicio de la democracia electoral y la amplitud que representa la democracia social.

En México tenemos buenas cuentas en materia de democracia electoral, ya que hemos avanzado en un corto tiempo, como una sociedad madura, no obstante a que somos una sociedad masiva, compleja, plural, cada día más moderna, donde las contradicciones han encontrado un nuevo formato para que su diversidad política e ideológica se exprese, y pueda recrearse de manera institucional y en forma pacífica.

Pero al mismo tiempo una gran mayoría de nuestra sociedad carga con el sentimiento, con la percepción y el criterio, que el sólo ejercicio de la democracia electoral, puede resolver de manera inmediata, después de cada proceso electoral, una infinidad de complejos problemas. Desafortunadamente no es así. Pero por otro lado tenemos la enorme ventaja del ejercicio pleno, en libertad, de nuestra democracia social, que nos permite aprovechar la dinámica amplia y útil de lo que representa nuestra base social; los ciudadanos.

La democracia electoral y la democracia social en sí, deben dirigirse hacia el mismo objetivo: combatir y abatir la pobreza en México y en Morelos.

La pobreza significa que millones de mexicanos y miles de morelenses, que tienen derechos consagrados en nuestra Carta Magna, no pueden ejercerlos realmente. La pobreza los excluye de cualquier tipo de desarrollo, provocando su segmentación, su discriminación y una enorme dificultad para alcanzar una igualdad plena.

En consecuencia, la sociedad en su conjunto debemos dejar atrás las diferencias y enconos que cualquier proceso electoral haya causado. Debemos buscar y encontrar una dinámica más práctica, solidaria, que nos permita generar la cohesión social que se está necesitando.

La democracia en sí es portadora de una promesa constante para alcanzar la igualdad. El voto pasivo debemos convertirlo en voto activo, al término de cualquier proceso electoral.

Tenemos que alcanzar a través de la democracia social, que de manera especial los ciudadanos en desventaja, tengan los mismos derechos. Hagamos que así sea.

 

DSK

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión