• Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Especial
  • Capital Digital
  • DE RUSIA A MÉXICO

  • Capital Morelos Capital Morelos Capital Morelos
  • Armando Ríos Ruiz

    Desde el primer tercio del siglo pasado, Rusia inició una conquista de países del mundo que simpatizaban con su revolución y con sus ideas. Emitía un boletín que hacía llegar a los domicilios más recónditos, con información de sus avances y de sus logros, gracias al tino de haber adoptado la ideología marxista como bandera y de las bondades de ésta.

    En nuestra Revolución intervinieron hombres convencidos de que Marx tenía razón y se plegaron a su doctrina, que prometía para las clases sociales marginadas victorias aplastantes sobre las ricas. Francisco J. Múgica puso en práctica en diversos lugares México esas ideas, de las que también era creyente Lázaro Cárdenas, con una respuesta positivamente ejemplar para los pobres.

    Desgraciadamente, al paso de los años, algunos políticos y gobernantes tergiversaron el marxismo, seguramente por estar convencidos de que se trata equivocadamente de gobernar para los que menos tienen sin haber leído con precisión al filósofo alemán, sino simplemente con la idea de hacer a un lado a la clase pudiente y dar todo el lugar a los que menos tienen, sin buscar el equilibrio que las modernas concepciones económicas señalan.

    Durante muchos años, Rusia cesó esa conquista, hasta ahora que en los países latinoamericanos aparecieron gobernantes con tendencias dizque marxistas –como el Presidente de Venezuela–, que aplican políticas que nada tienen que ver con las teorías de Marx, y en México, uno que niega su admiración por Nicolás Maduro, cuando su secretaria general, Yeidkol Polevnsky y muchos otros miembros de su equipo, lo desmienten, al admitir que el ex camionero arbitrario e ignorante es su ídolo.

    Animados por las inclinaciones populistas y comunistoides exhibidas por El Peje Andrés Manuel López Obrador, a lo largo de sus 20 años de candidato a la Presidencia de la República, los rusos comenzaron a intervenir en México, de nueva cuenta, como lo hicieron en Estados Unidos, en Holanda, Francia, Ucrania, Finlandia y en muchos otros países con elecciones.

    Usa Hackers que intervienen desde San Petersburgo, en las cuentas del INE, para manipular preferencias hacia su candidato mexicano y para vislumbrar la mejor forma de brindarle ayuda. Quieren a un líder autoritario en México, que comulgue con ellos y que repudie a Estados Unidos, contrario a su ideología y competidor de Rusia de toda la vida.

    Es una forma de romper con la Doctrina Monroe, con una táctica que nada tiene que ver con la figura física de intervención y que la cibernética pone a su alcance para intervenir desde su misma cuna, sin moverse en lo mínimo, con resultados satisfactorios.

    Ariosruiz@gmail.com

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Perfil Morelense
  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital