Capital Morelos
UnidadInvestigación
| | |

Absurda propuesta

Crédito:
Por: Armando Ríos Ruiz
05 de Abril 2017
|

Es cierto eso de que muchos políticos no piensan para hablar, sino al revés: hablan para pensar. Tal parece que así actuó el diputado priista César Camacho Quiroz, cuando dijo que “los electores de Coahuila, Nayarit y Estado de México deben valorar la oferta política de los candidatos a puestos de elección popular y no dejar que en el proceso electoral influyan las investigaciones penales en contra de exgobernadores impulsados en su momento” por su partido.

Eso sería lo ideal. Pero la realidad es que el pueblo no se ha detenido ni se detendrá a escuchar las propuestas de los políticos priistas, porque la fama del PRI, adquirida a través de muchos años de abusos, de componendas, de olvidos, de corrupción y de otros males, acentuados en lo que va de este sexenio como nunca, ya caló hasta lo más profundo del sentimiento popular.

Los mexicanos escuchan hablar del tricolor y de los políticos de este partido que dirigen el destino de México, si se puede decir que lo dirigen, y se encrespan.

Su coraje deja translucir un profundo rencor y un arrepentimiento en aquellos que votaron a favor hace poco más de cuatro años. La hartura llegó al límite del aguante y por eso, sin pensar, vacían su resentimiento en contra de todo lo que huela a PRI y a priistas.

La mejor vía que tiene este partido en tiempos electorales, es la que ya todo mundo conoce: la compra de conciencias, de votos. Esa es la mejor forma de ganar elecciones ahora que tiene a la ciudadanía en contra. Se habla de que en el Estado de México hay varios miles de millones de pesos listos para ser usados en ese ejercicio. Además se sabe y hasta lo han presumido con cinismo: los regalos como tarjetas electrónicas, despensas, dinero en efectivo y otras chapuzas parecidas, están a la orden del día.

Esa es la manera que el PRI conoce para ganar. Nada de que los mexiquenses quieren el continuismo de una dinastía. Quieren lo que les regalan a cambio del voto, porque están muy pobres. Quieren que el candidato les dé dinero para comer aunque sea unos días. Otros quieren lo mismo, pero en mayor cuantía. Los pensantes dicen que los partidos apestan y que los gastos de campaña insultan.

La gente califica este sexenio como el peor de la historia. Por eso eligió a cualquier candidato en junio del año pasado, antes que a uno del PRI, por más ofertas políticas realizadas. Para acabarla, el Presidente de los mexicanos poco ayuda. Más bien obstaculiza cada vez que dice algo. Muchos se sienten ofendidos

por lo que le escucharon decir recientemente: “la crisis está en la mente de los mexicanos…” como si fuéramos retrasados mentales.

ariosruiz@gmail.com

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión