• Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Estadio

  • Músicos pueden padecer trauma acústico en cóclea


  • El tinnitus o acúfeno es el zumbido permanente en los oídos
  • Por Notimex Hace 5 meses
  • Ver imagen
  • Crédito: Foto: Notimex
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Los músicos profesionales y artistas están expuestos a intensidades muy altas de ruido, en muchas ocasiones sin protección, con lo que van provocando en la cóclea (parte interna del oído) un trauma acústico o daño inducido por ruido, dos padecimientos que dañan las células del oído y derivan en tinnitus, indicó la médico audiólogo Georgina Fuentes.

    “Cuando hay un daño a nivel de la cóclea esa información que tiene que llegar al cerebro en una forma ordenada llega en una forma incompleta, esa forma incompleta el cerebro no la deja así, sino que la suple con un ruido y eso nos puede estar manifestando el paciente como un zumbido”, señaló.

    La encargada del área de Audiología en Comuni-K detalló en entrevista con Notimex que en ocasiones se dice que hay un zumbido objetivo porque quien lo explora lo puede percibir, pero en 95 por ciento de los casos solamente lo escucha quien lo padece.

    “El tinnitus es un ruido que el paciente percibe sin que haya un generador externo, se puede manifestar como un timbre, un tintineo, un zumbido o un chirrido que solamente percibe el paciente”, detalló.

    Existen diversas causas para que se dé el tinnitus o acúfeno, como también se le conoce, pero generalmente 85 por ciento de los casos es a nivel de la cóclea, en cuya parte de la punta se estimulan los tonos graves y en la base los agudos, y de la vía auditiva.

    Aunque la doctora Fuentes explicó que no es reversible, existe tratamiento cuyo objetivo es que ese ruido no sea tan importante para el paciente, que pase desapercibido o incluso que se habitué y lo deje de escuchar como prioridad.

    “El tinnitus de los profesionales de la música generalmente está inducido por la exposición al ruido, lo más frecuente es que se dañen la cóclea y el nervio auditivo. En este caso nosotros utilizamos prótesis auditiva que nos enmascara el ruido y terapia de ruido”, explicó.

    Respecto a la terapia, puede consistir en mandar una estimulación con ruido tres decibeles arriba de lo que es su zumbido o su acúfeno, y así se va bajando hasta el nivel del zumbido, y después menos que éste, para que vaya reduciendo.

    Mientras que en otro tipo de terapias se ha manejado desde abajo, es decir, primero menos ruido y luego más, “son varias estrategias que se han utilizado, la que hemos visto que ha funcionado más es de más a menos”, detalló.

    Georgina Fuentes consideró que un cantante o músico con ese padecimiento puede seguir con su profesión y disfrutar su trabajo, pero con precauciones, ya que la calidad de vida del paciente se ve afectada en caso de la tinnitus severa.

    El acúfeno leve se presenta cuando sólo se presenta en ocasiones y no interfiere en la calidad de vida, el moderado es cuando el paciente empieza tomar en cuenta el zumbido, aunque no sabe de qué se trata y el severo es el que aumenta cuando el paciente está en completo silencio e intenta dormir.

    “Ese es el que nos preocupa porque trastorna la calidad de vida del paciente y no puede trabajar, no puede dormir, cambia el carácter, pasan muchas cosas con esos pacientes e incluso algunos de ellos se han suicidado por ese acúfeno intenso”, alertó.

    También recomendó una aplicación especial para tinnitus que es ruido de mar o ruido de olas, así como otras de ruido blanco que es una mezcla de todas las frecuencias, como una televisión desintonizada, que puede funcionar como terapia de ruido.

    “Tenemos un sistema de protección al nivel del oído medio, tenemos dos reflejos: el estaquerial y el del tímpano, que nos van ayudar si hay un ruido intenso a frenar el ruido para que no pase con una intensidad fuerte”, narró en cuanto al funcionamiento de la vía auditiva.

    A veces el ruido es tan intenso que a pesar de esa protección el sonido genera un fenómeno como un latigazo y daña las células de la base que son los agudos, por lo que el trauma acústico se da principalmente en frecuencias agudas, que son las que dan claridad al escuchar y aparte provoca un zumbido.

    “85 por ciento de los casos de acúfeno se relacionan con pérdidas auditivas. La información recogida por nuestras células filiadas se va a través del nervio que tiene distribución tonotópica, significa que los graves se van por unas fibras y los agudos por otras, si el nervio se daña en alguna parte de su vía, va a provocar un zumbido que llega a nivel cerebral”, complementó.

    Para realizar un diagnóstico existen pruebas auditivas que valoran cuánto escucha un paciente oído por oído, luego se hacen otras que ayudan a saber dónde está el problema auditivo y las pruebas se van escalando.

    “Se realiza una autoscopía para saber si el paciente no tiene una obstrucción y ver las características de la membrana; a veces el zumbido puede ser por un tapón y con eso se resuelve el problema o quitando un proceso inflamatorio”, compartió.

    Después se realiza una audiometría, donde el paciente entra a una cabina y señala cuando está escuchando el paciente, lo que registra el audiólogo y se hace un barrido en el que se valoran las frecuencias graves y agudas, y el sonido de la tinnitus se determina conforme el paciente señala a cuál se acerca más el ruido que tiene, y después la frecuencia del volumen para así poder graficarlo, de cierto modo.

    La audióloga refirió que aproximadamente 15 por ciento de la población a nivel mundial presenta acúfeno y 80 por ciento alguna vez lo ha tenido, aunque sea de forma pasajera. Además, es frecuente que se comience a manifestar después de 50 años.

    Por otra parte, la especialista en audiología expresó que cuando la gente sale de un concierto el zumbido dura de seis a 12 horas, ya que el nervio se fatiga, pero se recupera en silencio, es como un reposo auditivo, pero puede llegar el momento en que si esto es muy constante los nervios se lastiman y queda dañado permanentemente.

    “Tiene que ver mucho la periodicidad con ese padecimiento, pero también hay predisposición, es decir que si dos pacientes van a un concierto a los dos no les da el mismo daño, hay quienes son más susceptibles por herencia, por alguna enfermedad, o por un daño previo a tener tinnitus”, añadió.

    En caso de escuchar música con audífonos, consideró que, pese a no ser malo, se tiene que utilizar con responsabilidad a un volumen moderado, cuya intensidad no rebase 85 decibeles y lo ideal son entre 70 a 80 decibeles máximo, que es un ruido moderado.

    “Los músicos escuchan música o ruido a gran intensidad en sus audífonos, de unos 90 decibeles directos en los oídos, entonces eso hace que el daño acústico sea más pronto, a más temprana edad y más intenso”, alertó.

    Respecto a asistir a un concierto, Georgina Fuentes refirió que el cuidado depende de la intención con la que se vaya, en caso de que sea por trabajo implica frecuencia seguida, por lo que se les recomienda usar atenuadores de ruido ambiental, que permiten escuchar la voz pero no el ruido.

    “Cuando es recetado por un especialista se recomienda de ocho decibeles, luego de 15 y se termina con 23 decibeles, para que pueda trabajar de una forma segura, pero para utilizarlo se van adaptando a escuchar con un atenuador”.

    Aunque reconoció que no es fácil porque es como tener algo en el oído diferente y no escuchan claro, conforme van trabajando con atenuadores los pacientes se van adaptando a ellos y así van protegiendo oídos.

    “Los artistas también deben utilizarlos porque ese es su trabajo, entonces si un cliente va a un concierto no es tanto el daño que se causa como un trabajador de la música”, manifestó la especialista.

    En cambio para los espectadores sólo recomendó protección auditiva en caso de que se requiera, para que así puedan disfrutar de su música, no obstante, aconsejó que las bocinas no estén cerca.

    “No nada más es la música, si no los gritos, y es muy peligroso que estén usando una protección auditiva y de repente se la quiten, eso es más peligroso, entonces tendrían que irse probando y ver el ambiente para saber si utilizarla o no”.

    La también médico en Comunicación Humana y Foniatría dijo que es muy importante que las escuelas de música o los lugares de trabajo que se dedican a ella, tengan pláticas acerca de la prevención de daño auditivo, para que los mismos trabajadores se sepan cuidar.

    Por último llamó visitar a un audiólogo al menos una vez al año, ya que una valoración auditiva no debe ser únicamente para los que tengan un síntoma o problema, sino ser preventiva, y en caso de que exista un problema auditivo o el tinnitus las consultas deben ser más frecuente para que no avance el problema.

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Capital Morelos
  • ESPECIAL
Más Populares
1

Esto fue de Tito Gallego tras la muerte de Luisito Rey

2

Brinda Hospital Comunitario de Jonacatepec más de mil 200 consultas

3

¿Quién es quién en la serie de José José?

4

Internet no perdona, estos son los primeros memes de Aquaman

5

Becarios morelenses renuevan fachadas de unidad habitacional en Jiutepec

6

Reafirma Videgaray que posible pago del muro es “inaceptable”

7

Rehabilitan tramo carretero de Ayala, Morelos

  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital