• Capital Morelos
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Morelos
  • Cultura

  • Blade Runner 2049, ahora genera nuevas interrogantes


  • Han pasado 30 años y el canadiense 
Denis Villeneuve mantiene el espíritu 
de la película de Ridley Scott, pero ahora genera nuevas interrogantes
  • Por Capital Digital Hace 11 meses
  • Ver imagen
  • Crédito: Especial
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • Capital Morelos
  • POR REVISTA CAMBIO

    Han pasado 30 años y el canadiense 
Denis Villeneuve mantiene el espíritu 
de la película de Ridley Scott, pero ahora genera nuevas interrogantes

    El entusiasmo mayoritario de la crítica norteamericana avala la noción de que la nueva entrega de Blade Runner –Blade Runner 2049 (USA, 2017)– es mucho mejor que la original, estrenada en 1982 y dirigida a contracorriente por Ridley Scott. Aunque es claro, una vez vista la nueva cinta, que quien afirme tal cosa miente o no ha visto la original.

    Blade Runner es, casi por definición, insuperable. Entre otras cosas porque su influencia en el cine y en la cultura popular es tal que lo que entonces era inconcebible y novedoso hoy es una idea que ya no causa admiración: el replicante como concepto lo vivimos diario, así sea en una etapa muy primigenia, con nuestros celulares. No hay forma de que esa cima en la historia del cine y la cultura pop sea superada.

    El director canadiense Denis Villeneuve lo sabe, y por ello se decidió por lo más inteligente: tomar cierta distancia –treinta años de distancia, para ser exactos. Junto con Hampton Fancher como guionista (también coguionista de la primera cinta) y con Roger Deakins (su as bajo la manga) tras la cámara, Villeneuve entrega una pieza que definitivamente se siente parte del universo creado por Ridley Scott, aunque sabe desmarcarse lo suficiente y se muestra como una pieza aislada de la original.

    Han pasado 30 años desde los eventos de la primera cinta y los Blade Runner siguen cazando viejos modelos Nexus que lograron modificar su fecha de caducidad. Un agente, llamado K (Ryan Gosling), descubre un secreto que podría cambiar la historia de la humanidad y los replicantes para siempre. Todos los caminos apuntan a un viejo agente llamado Deckard, por lo que K tratará de localizarlo.

    El mayor triunfo de la cinta es saber emular el ritmo así como la atmósfera de desazón y melancolía de la primera en una historia que remite a una parte nodal de la película original. En el centro sigue presente la angustia existencialista, los replicantes (los robots humanoides creados originalmente como asistentes, esclavos, y ahora rebeldes que claman por humanidad) se aferran a sus recuerdos así sean falsos, así sean sueños, así quepan en una diminuta USB.

    El agente K irá tras la pista de algo que le llena de esperanza y a la vez de horror mientras nosotros, lentamente, nos dejamos seducir por la imagen, las ideas y el ritmo casi contemplativo en esta cinta que (cosa rara en un blockbuster) se permite largas secuencias en silencio, se toma su tiempo, se regodea en su propia imagen.

    Irónicamente, Villeneuve realiza este filme con la ayuda mínima de las computadoras, crea todos los sets que se ven en pantalla porque sabe que el ojo humano no es fácil de engañar. Cada fotograma se vuelve una pintura, una experiencia visual absoluta.

    Las actuaciones están a la par de este despliegue de imágenes. Ryan Gosling como el agente K transmite la desazón de su profesión y la desesperación por descubrir la verdad. Se trata de un ente sumamente solitario cuya única compañera es una guapísima asistente digital (Ana de Armas) que lo sigue a todas partes. Ambos se convierten en una de las mejores parejas en el cine de la última década.

    La nostalgia se desborda cuando finalmente aparece Deckard (Harrison Ford), avejentado, aislado, pero aferrado a la memoria de su pasado y del único amor en su vida. Su aparición en pantalla es uno de los momentos más logrados, un homenaje al trabajo de Ridley Scott y, por supuesto, al de Philip K. Dick (el autor del libro en que todo este universo está basado).

    Jardinera del espacio

    Blade Runner 2049 carece de la poesía improvisada, de la suciedad perenne y de la música de Vangelis, sin embargo, mantiene el espíritu y genera nuevas interrogantes sobre la realidad y el artificio, la máquina y lo humano. Se trata de una hermosa experiencia que honra al filme original.

    Dirección: Denis Villeneuve.

    Guion: Hampton Fancher
    y Michael Green.

    Producción: Ridley Scott,
    Bill Carraro, Bud Yorkin.
    Estados Unidos, 2017.

    Fotografía: Roger Deakins.

    Edición: Joe Walker.

    Diseño de producción:
    Dennis Gassner.

    Con: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, entre otros.

    • Comparte
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
    • Capital Morelos
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Capital Morelos
  • ESPECIAL
Más Populares
1

Exigen a ayuntamiento de Cuernavaca realizar pagos con el Instituto de Créd ...

2

Dan seguimiento a elaboración del Plan Estatal de Prevención del Delito

3

Se transforma Ocotepec en Semana Santa; viven con más de 100 años la Pasión ...

4

Validan en Jiutepec resultados de las elecciones de ayudantes municipales

5

Piden desaparición del Consejo de la Judicatura por actos de corrupción

6

Se niegan en el ayuntamiento de Cuernavaca a explicar omisiones en transpar ...

7

CTM-Morelos acusa violaciones a trabajadores de Bridgestone Firestone Cuern ...

  • Capital Morelos Capital Morelos
  • Capital Media Digital